sábado, 1 de febrero de 2014

Yacimiento de Cobre de Toromocho


Se ubica a una altitud de entre 4400 y 5000 metros, en el distrito de Morococha, provincia de Yauli, departamento de Junín, en la sierra central peruana.
Es el yacimiento cuprífero más grande del país. Cuenta con una reserva de 1,526 millones de toneladas de mineral, con una ley de 0.48% de cobre (lo que equivale a 7.3 millones de toneladas del metal), 0.019% (290 mil toneladas) de molibdeno y 6.88 gramos por tonelada (10,500 toneladas) de plata.

La mina, de tajo abierto, comenzó a ser construida en mayo del 2011 (luego de que en diciembre del 2010 se aprobara el estudio de impacto ambiental) y en diciembre del 2013 comenzó a producir.

El mineral es conducido mediante una faja transportadora de seis kilómetros de largo desde la mina hasta la concentradora, que tiene capacidad para procesar 117,200 toneladas de mineral al día, para producir diariamente 1,838 toneladas de concentrados de cobre y 25.7 de óxido de molibdeno.

La concentradora, que se aprecia en las imágenes adjuntas, cuenta con una pila de almacenamiento de mineral, una chancadora primaria, un área de molinos (SAG y de bolas), un área de flotación (con celdas rougher y de limpieza), un área de espesadores y bombas de relave y una planta hidrometalúrgica de molibdeno.

En un principio, y durante la mayor parte del 2014, el volumen de producción de concentrados de cobre será de 170 mil toneladas anuales, cifra que se irá elevando paulatinamente, hasta alcanzar, dentro de algunos años, un millón de toneladas. Cuando ello ocurra, también se producirá 10 mil toneladas de óxido de molibdeno y cuatro millones de onzas de plata.

Dichos productos son conducidos por ferrocarril y camiones hasta el puerto del Callao.

El proyecto emplea una carga eléctrica de 165 megawatts, y agua suministrada a través del túnel Kingsmill.
La inversión total prevista es de US$ 4,820 millones, de los cuales la empresa propietaria, Aluminum Corporation of China (Chinalco), ya ha desembolsado a la fecha más del 70%.

La vida útil estimada de la mina es de 36 años. Su construcción requirió la reubicación del poblado de Morococha, situado sobre la zona de las reservas, y que ahora, bajo la denominación de Nueva Morococha, cuenta con viviendas, servicios y un mobiliario urbano mucho más adecuados que los anteriores.

No hay comentarios: