sábado, 7 de noviembre de 2015

Refinería de Petróleo de La Pampilla

Ubicada en el distrito de Ventanilla, provincia del Callao, es la más grande y moderna refinería de petróleo del país.

Al ser inaugurada, en 1967, su capacidad de refinación era de sólo 20 mil barriles diarios. Actualmente es de 102 mil barriles (la mitad de la capacidad total del país), lo que le permite tener una participación de 50% en el mercado.

Refina principalmente petróleo importado de Colombia, Ecuador, Nigeria y Venezuela, produciendo gas licuado de petróleo (GLP), gasolina (de 84, 90, 95, 97 y 98 octanos), Diesel (B5 y B5 S50), Turbo A1, petróleo industrial (6 y 500), cemento asfáltico (60/70, 85/100 y 120/150), asfalto líquido (MC-30 y RC-250) y gasohol (de 84, 90, 95, 97 y 98 octanos).

Cuenta con dos unidades de destilación primaria (I y II), una de destilación al vacío, una de craqueo catalítico fluido y una de desulfurización y reformación catalítica (esta última, única de su tipo en el país, produce gasolina de muy alto octanaje).

En 1997 (con la instalación de un catalizador de última generación) amplió en 35% la capacidad de su unidad de desulfurización y reformación catalítica. Luego, en 1999 puso en servicio una planta de asfaltos. Posteriormente, en el 2002 duplicó la capacidad de la unidad de craqueo catalítico, en el 2004 incrementó la de la segunda unidad de destilación primaria y en el 2005 reemplazó el catalizador de desulfurización, mejorando notablemente la eliminación de azufre hasta niveles muy inferiores a los máximos permitidos. El 2005 puso en servicio una Unidad de Vacío (la de mayor capacidad del país, para incrementar la producción de gasóleos y destilados medios) y una de Visbreaking (la única de su tipo del país, para reducir la viscosidad de los residuales permitiendo el ahorro de diluyentes importados para la preparación de combustibles industriales).

La Pampilla, cuya producción se realiza y controla de forma automática desde una sala de control centralizada, posee el laboratorio de análisis de hidrocarburos más moderno de esta parte del continente y una planta de cogeneración para el autoabastecimiento de energía eléctrica (única en el país).

Para el cuidado ambiental cuenta con una planta de efluentes (desde 1998), una de aguas ácidas (desde el 2004) y una de sodas gastadas (desde el 2005). En el 2004 puso en operación un nuevo sistema de antorcha, para eliminar la emisión de hidrocarburos gaseosos.

El año 2012 inició un plan por US$ 900 millones destinado a la ampliación de la planta y la mejora de sus procesos de refinación, para reducir el nivel de azufre del diesel y las gasolinas y así poder cumplir con las regulaciones ambientales. El objetivo es que en el segundo semestre del año 2016, cuando opere el proyecto, dicho nivel se haya reducido de las actuales 5,000 partes por millón a sólo 50.

Anteriormente perteneció a la estatal Petroperú, pero en 1996, dentro del proceso de privatización, pasó a manos de la empresa española-argentina Repsol YPF. Hoy, el 51% de su capital pertenece a Repsol Perú, el 3% a la AFP Integra y el resto a otros inversionistas.

Fuente: RELAPASA
Fotos: Google Earth