sábado, 26 de septiembre de 2009

Complejo Metalúrgico de La Oroya

Se ubica en la provincia de Yauli, departamento de Junín, en la sierra central peruana, a 3,775 metros sobre el nivel del mar. Anteriormente perteneció a la empresa norteamericana Cerro de Pasco Copper Corporation, luego pasó a manos estatales, como Centromin Perú, y desde 1997 está en manos de la norteamericana Doe Run.

Es uno de los complejos metalúrgicos más importantes y de mayor nivel tecnológico del mundo, debido a la gran cantidad de procesos que efectúa. Está compuesto por un conjunto único de fundiciones y refinerías que transforman el mineral poli-metálico extraído de las minas de la zona (Cerro de Pasco y otras) y lo transforman en diez metales diferentes (cobre, zinc, plata, plomo, indio, bismuto, oro, selenio, telurio y antimonio) y nueve subproductos (sulfato de zinc, sulfato de cobre, ácido sulfúrico, trióxido de arsénico, óleum, bisulfito de sodio, óxido de zinc, polvo de zinc, y concentrado zinc/plata).

Opera mediante tres circuitos independientes pero a la vez totalmente integrados. Uno procesa el cobre, otro el plomo y un tercero el zinc. Además, existe un sub-circuito que procesa los metales preciosos.

El circuito del cobre (que opera desde 1922) es el más grande y antiguo. Comprende las plantas de preparación, tostadores, fundición y refinería. Además, plantas de arsénico, antimonio, short rotary furnace, manejo de gases y material particulado, planta de tratamiento de aguas industriales y plantas de tratamiento de aguas residuales. De este circuito se obtiene como productos principales cobre refinado, plata y oro y como subproductos antimonio, sulfato de cobre y trióxido de arsénico. Además, con el uso de tecnología propia, se produce selenio, telurio y bismuto, este último considerado el más puro del mundo y muy apreciado en el mercado de metales.

El circuito de plomo, conformado por las plantas de aglomeración, fundición, refinería electrolítica (la única de su tipo en Sudamérica) y planta de ácido sulfúrico, tiene una capacidad instalada anual de 122,00 toneladas de plomo refinado y está diseñado para procesar concentrados poli metálicos. La planta de ácido sulfúrico, diseñada para procesar los gases generados en la planta de aglomeración, opera desde setiembre del 2008, con una capacidad instalada de 115,000 TMA.
Este circuito produce principalmente plomo de alta pureza (99.997%), en forma de lingotes y bloques.

El circuito de zinc, que opera desde 1948, comprende las plantas de preparación de concentrados, tostación de zinc (tostador Lurgi), ácido sulfúrico, lixiviación, electro deposición, purificación, polvo de zinc, moldeo y despacho, Zileret, hidro metalurgia, indio, sulfato de zinc y planta de flotación de ferritas.
Este circuito produce zinc refinado de alta pureza (99.995%), ácido sulfúrico, indio refinado, sulfato de zinc, polvo de zinc y concentrado zinc-plata.

El circuito de metales preciosos, por su parte, comprende las plantas de residuos anódicos con las líneas de producción de plata Doré, bismuto, selenio y telurio y la refinería de plata. Produce plata refinada de 99.996% de pureza, oro bullón de 99.80% de pureza), bismuto (de alta pureza: grado 95), selenio y telurio.


La empresa Doe Run ha efectuado importantes inversiones en tecnología de punta, con el objeto de reducir las emisiones contaminantes. Así, ha construido una planta de procesamiento de material recirculante (Short Rotary Furnace), una planta de tratamiento de aguas industriales, tres plantas de tratamiento de aguas residuales, una planta de ácido sulfúrico de plomo, un teleférico para disposición de escorias, depósitos para disposición de residuos sólidos domésticos y otro para trióxido de arsénico, encerramientos y repotenciación de planta de ácido sulfúrico de zinc y precipitadores electrostáticos.
Sin embargo, aún aún le queda mucho por hacer. Para ello, el gobierno le ha extendido un plazo de 30 meses, que concluirá en el primer trimestre del año 2012.


Fuente: Doe Run