jueves, 3 de diciembre de 2015

Central Hidroeléctrica de Carhuaquero

Ubicada en la sierra norte del país, en el distrito de Llama, provincia de Chota, departamento de Cajamarca, a 377 metros sobre el nivel del mar.

Fue comenzada a construir por Electroperú en 1980, pero, por falta de financiamiento, recién en 1991 pudo entrar en operación, con una potencia instalada de 75 Megawatts (MW), generada por tres turbinas Pelton de eje vertical de 25 MW cada una, movidas por las aguas del río Chancay.

Éstas llegan, con un caudal de 22.2 metros cúbicos por segundo, desde el embalse Cirato, primero a través de un túnel de aducción de 13.52 kilómetros, luego a través de un pique (estructura vertical de 350 metros de largo), y, por último, a través de un túnel de presión de 600 metros de largo. La caída neta es de 475 metros.

La casa de máquinas, de tipo superficie, es de concreto armado. La energía generada en ella es transportada mediante una línea de transmisión a 220 KV, de 85 kilómetros de largo y 150 MW de capacidad, hasta la subestación Chiclayo Oeste, alimentando así al sistema eléctrico nacional.
La central es operada y controlada desde Chiclayo, mediante un sistema de transmisión de información vía microondas.

En 1996 fue privatizada, pasando a manos de la empresa Dominion Energy, que en 1999 se la transfirió a la norteamericana Duke Energy Egenor.
En 1998, al aumentarse el diámetro de las boquillas de los inyectores (para incrementar el diámetro del chorro) y modificarse las tres turbinas existentes, amplió su potencia a 95 MW. También se amplió los generadores y transformadores.

En noviembre del 2007 fue inaugurado el proyecto de ampliación Carhuaquero IV, mientras que en abril del 2010 se hizo lo propio con Carhuaquero V (también conocido como Caña Brava, con 5.7 MW, que emplea las aguas turbinadas de la central). Con ambos, se amplió a 111 MW la potencia instalada.

Fotos: Duke Energy Egenor