miércoles, 9 de abril de 2014

Yacimiento de Fosfatos de Bayóvar

Ubicado en la provincia de Sechura, en el norteño departamento de Piura, es uno de los yacimientos de fosfatos más grandes de Sudamérica, pues tan sólo en sus primeras cinco capas tiene una reserva de 238 millones de toneladas de roca fosfórica.

Dado que este mineral, cuyo origen es orgánico, sólo está cubierto por la arena del desierto y material sedimentario, es de muy fácil y económica extracción, sin necesidad de perforaciones ni voladuras.


Una vez extraído, es llevado mediante camiones y fajas a la planta concentradora, donde primero se le lava con agua de mar y se hace separaciones gravimétricas sucesivas, para posteriormente lavarlo con agua desalinizada, obteniéndose así los concentrados. La capacidad de dicha planta es de 3.9 millones de toneladas anuales. El agua de mar es llevada hasta allí mediante una línea de impulsión de 36 pulgadas de diámetro y un sistema de bombeo que suministra un caudal superior a 3 mil metros cúbicos por hora.

Luego, los concentrados son transportados en grandes camiones, por una carretera industrial de 31.2 kilómetros de largo y 11 de ancho, hasta la zona de descarga, desde donde son conducidos, mediante una faja de 5 kilómetros de largo, hasta la zona de secado y almacenamiento. Allí son secados en hornos rotatorios y luego almacenados en un silo, desde donde son llevados, por una faja tubular, hasta el puerto, para ser embarcados. Una línea de transmisión de 91 kilómetros de largo desde el sistema interconectado nacional abastece a la planta de los 18 megawatts que requiere.

El proyecto, que demandó una inversión de US$ 566 millones, comenzó a producir en agosto del año 2010. En su primer año produjo un millón de toneladas de roca fosfórica, cantidad que en el 2012 subió a 3.2 millones y en el 2013 a 3.9 millones.

En enero del año 2012 se iniciaron los estudios para ampliar la concentradora, con el fin de elevar en 50% su capacidad de producción, hasta 5.8 millones de toneladas. Esto se llevaría a cabo en el 2014.

El yacimiento es operado por la Compañía Minera Miski Mayo, de propiedad de la empresa brasileña Vale, que ganó la concesión el año 2005.

Fotos: Presidencia de la República

1 comentario:

jorge tipisman nogales dijo...

deseo saber donde se comercializa estos producto de fosfato en ciudades del sur del Perú ( Puno, Juliaca, Moqugua, Arequipa)
jtipisnogales@hotmail.com (La Paz - Bolivia)