miércoles, 4 de noviembre de 2015

Aeropuerto Internacional Jorge Chávez


Situado en la provincia constitucional del Callao, es el principal aeropuerto peruano, y, por su ubicación estratégica, uno de los más importantes de Sudamérica. Además, es considerado, por la calidad de sus servicios, uno de los mejores del subcontinente. Fue construido en la década de 1960, durante el gobierno del presidente Belaúnde.

Cuenta con una pista de concreto de 3,507 metros de largo y 45 metros de ancho, apta para el aterrizaje de todo tipo de aviones. Opera las 24 horas del día, pues dispone de balizaje para operaciones nocturnas, radar, y equipos de aproximación.

Asimismo, alberga un centro comercial, un hotel (Ramada Costa del Sol) y todas las comodidades propias de un aeropuerto de primer nivel. Posee 19 puentes o mangas de embarque.

Desde él operan más de 20 aerolíneas, siendo el centro de interconexión o hub de LAN y Taca. El año 2014 recibió 15.6 millones de pasajeros, 53% más que en el 2010.

Desde el año 2000 su administración está a cargo de la concesionaria Lima Airport Partners, empresa de propiedad de la alemana Fraport FG Frankurt Airport Services Worldwide. Desde entonces, ha sido sometido a un contínuo proceso de ampliación y modernización, con una inversión de US$ 337.6 millones.

Entre los años 2011 y 2012 le fue instalado un nuevo radar y un sistema de aterrizaje por instrumentos ILS CAT III (que comprende sistemas de ayudas luminosas, equipos ILS y el Sistema Automático de Información Meteorológica AWOS). Con ello quedó apto para recibir vuelos inclusive en condiciones de nula visibilidad, convirtiéndose en un terminal de Categoría III, la misma que en Sudamérica solo ostentan los de Buenos Aires y Santiago.

Además, su pista fue sometida, mediante una inversión de US$ 18 millones, a un proceso de reasfaltado, con una capa de 11 centímetros.

Ahora tiene entre manos la construcción de una segunda pista, así como el total rediseño de sus instalaciones. Para lo primero está a la espera de la entrega, por parte del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, de los terrenos adyacentes que hagan posible la ampliación, en tanto que para lo segundo se halla a la espera del trabajo encargado a la empresa Arcadis.