miércoles, 11 de noviembre de 2015

Hidroeléctrica del Cañón del Pato


Situada en el distrito de Huallanca, provincia de Huaylas, al norte del departamento de Áncash, a 1,423 metros sobre el nivel del mar. Tiene una potencia instalada de 264 Megawatts (MW), por lo que es la segunda hidroeléctrica más grande del país, después de la de Santiago Antúnez de Mayolo (Mantaro).

La energía es generada mediante seis turbinas Pelton, a partir de una caída de 415 metros (383 metros netos) de las aguas del río Santa, que ingresan a la casa de máquinas en caverna con un caudal de 72 metros cúbicos por segundo. Dichas aguas son previamente embalsadas a 9 kilómetros de la central, aprovechando el estrechísimo cañón, de apenas algunos metros, que se forma entre las cordilleras Blanca y Negra.

En el año de su inauguración, en 1958, tenía una potencia de sólo 50 MW. En 1967 ésta fue ampliada a 100 MW, en 1981 a 150 MW, y en 1999 a 247 MW, hasta que se llegó a la potencia actual.

En la época de estiaje, la hidroeléctrica opera gracias al agua almacenada en las lagunas de Parón, Cullicocha, Aguascocha y Rajucolta, así como en la represa de San Diego.

Pertenece a la empresa Egenor, de propiedad de Duke Energy.

Fotos: Egenor y Graña y Montero