jueves, 26 de noviembre de 2015

Puerto General San Martín (Pisco)

Ubicado en el distrito de Paracas, provincia de Pisco, departamento de Ica, 220 kilómetros al sur de Lima, en el lado norte de la península de Paracas, que lo protege de los vientos y el oleaje.

Es el quinto puerto más importante del país, pues el año 2014 movilizó 1.69 millones de toneladas de carga, de las cuales 86% correspondieron a graneles sólidos.

Fue construido en 1969, y cuenta con un muelle marginal de 700 metros de largo, con cuatro puestos de atraque (amarraderos 1, 2, 3 y 4). El terremoto del año 2007 afectó considerablemente los dos primeros, luego reconstruidos por ENAPU.

El 30 de abril del 2013 fue concesionado por 30 años al Consorcio Paracas, hoy Terminal Portuario Paracas (conformado por empresas españolas y brasileñas), que se impuso al liderado por APM Terminals y a otros dos, al ofrecer la menor tarifa y el mayor monto de inversiones complementarias (US$ 80 millones) sobre los US$ 102.4 millones fijados como cifra mínima.

La primera etapa de las obras comenzará a ejecutarse en noviembre del 2015 (tras la aprobación del estudio de impacto ambiental presentado en julio), y deberá estar lista en un máximo de tres años.

Ésta supondrá una inversión de US$ 48.8 millones, e incluirá la reconstrucción del muelle multipropósito (donde se ubican los amarraderos 3 y 4), para dejarlo convertido en uno de 350 metros de largo por 35 de ancho capaz de soportar grúas pórtico. Para ello se reemplazará los pilotes actuales por unos nuevos y se desplegará una nueva y más resistente losa de concreto.

Asimismo, se rehabilitará uno de los dos grandes almacenes allí existentes y se demolerá el otro. Con esa liberación de espacio se tendrá un patio de almacenamiento de cuatro hectáreas (tanto para graneles como para mercadería en general, incluyendo contenedores), que será adecuadamente rellenado y reforzado.

La etapa también incluye el dragado a 12 metros de profundidad (en el amarradero multipropósito, el área de maniobras y el canal de acceso) y la construcción de un antepuerto (para el fluido ingreso y salida de camiones). Además, la mejora de las instalaciones de suministro de electricidad y agua.

En lo que atañe a equipamiento, contempla la incorporación de dos grúas móviles sobre llantas de 50 toneladas métricas y una de 40, un equipo absorbente móvil para granos y vehículos diversos para el transporte interno de la carga.



Las obras posteriores, que demandarán una inversión de US$ 53.6 millones, se llevarán a cabo en función de la demanda.

Así, cuando el movimiento total de carga llegue a 2.5 millones de toneladas, se acometerá la segunda etapa, en la que se deberá modernizar el muelle donde se ubican los amarraderos 1 y 2 (que deberá tener una longitud de 350 metros y un ancho de 35 metros), dejándolo apto para recibir grúas pórtico, y para soportar un dragado a 14 metros. También se hará un dragado a 12 metros en dichos amarraderos y en la zona de maniobras, y se adquirirá una grúa móvil de 50 toneladas, así como más vehículos para el movimiento de carga.

La tercera etapa tendrá lugar cuando el movimiento de contenedores alcance los 60 mil TEU (contenedores de 20 pies de largo). Como parte de ella se deberá instalar una grúa pórtico de muelle y dos de patio, y efectuarse un dragado a 14 metros de profundidad, tanto en los amarraderos como en la zona de maniobras y el canal de acceso. Además, se rellenará y reforzará el patio de almacenamiento de contenedores, que tendrá una extensión de 4 hectáreas. Y se adquirirá más vehículos de carga interna, entre ellos dos reach stacker.

La cuarta y última etapa, por su parte, se llevará a cabo cuando el movimiento de graneles limpios llegue a 225 mil toneladas métricas al año. En dicho momento se deberá ampliar el patio de almacenamiento para éstos a 5.25 hectáreas e instalar un sistema automatizado para su descarga (lo que incluirá equipo absorbente, faja transportadora y un silo).

1ra Imagen: Google Maps
2da Imagen: APN